OCIO. GIMNASIOS

En periodo post vacacional se suele incrementar la contratación de los servicios de gimnasios por parte de los consumidores, por lo tanto, es recomendable que dicha contratación se realice con cautela y observando las condiciones a pactar, al objeto de evitar futuras quejas y reclamaciones, por ejemplo por dificultades para darse de baja del contrato suscrito con posterioridad o por incumplimientos contractuales diversos, como no impartición de clases pactadas, incumplimiento de horarios, malas condiciones higiénicas o publicidad engañosa.

Antes de contratar, el empresario deberá poner a disposición del consumidor y usuario de forma clara, comprensible y adaptada a las circunstancias la información relevante, veraz y suficiente sobre las características esenciales del contrato, en particular sobre las condiciones jurídicas y económicas del servicio objeto del mismo.

Los gimnasios deberán tener a disposición del público Libros de Reclamaciones. En los locales y establecimientos, con un aforo superior a 700 personas, deberá existir un Libro de Reclamaciones en cada una de las puertas de acceso a los mismos. Asimismo los gimnasios deben disponer de un cartel indicativo del horario.

Los titulares de establecimientos y los organizadores de espectáculos o actividades recreativas o personas en quienes deleguen podrán ejercer el derecho de admisión. Este derecho no podrá utilizarse para restringir el acceso de manera arbitraria o discriminatoria, ni situar al usuario en condiciones de inferioridad, indefensión o agravio comparativo. El derecho de admisión deberá tener por finalidad impedir el acceso de personas que se comporten de manera violenta, que puedan producir molestias al público o usuarios o puedan alterar el normal desarrollo del espectáculo o actividad. Las condiciones para el ejercicio del derecho de admisión deberán constar en lugar visible a la entrada de los locales, establecimientos y recintos.

Los asistentes a actividades recreativas tienen derecho a participar en la actividad recreativa de que se trate, así como a que el servicio se desarrolle en su integridad según las condiciones anunciadas y pactadas, teniendo derecho a la devolución parcial o total en el supuesto que la actividad fuese suspendida o modificada sustancialmente

Por último, los gimnasios deberán reunir los requisitos y condiciones técnicas en orden a garantizar la seguridad del público asistente y la higiene de las instalaciones, así como para evitar molestias a terceros.