TALLERES DE     REPARACIÓN DE AUTOMÓVILES 

Los talleres de identifican a través de placas distintivas de su actividad en las que consta:
• En la parte inferior: Las siglas de la provincia en la que se encuentra el taller y en número de registro industrial.
• En la parte superior: La actividad que desarrolla (una llave inglesa indica que el taller es mecánico, una flecha quebrada indica que se hacen reparaciones de electricidad, un martillo, en la carrocería y una pistola de pintar, si el taller es de pintura)
• En la parte central: Se indica la especialidad del taller.

Es obligatoria la publicación de una lista de precios de la mano de obra de todos los servicios que se ofrecen, el horario del taller, una breve información sobre los derechos del usuario e indicación de que posee hojas de reclamación a disposición de los clientes.

PRESUPUESTO Y FACTURA El consumidor debe exigir al taller en el que deja su vehículo para reparar elabore un presupuesto de reparación por escrito, en el deberán constar al menos los siguientes datos:
• Datos del taller (nombre y número de registro)
• Nombre y domicilio del cliente.
• Datos del coche (marca, modelo, matrícula y kilometraje)
• Los servicios o reparaciones que haya que realizar en el vehículo con el coste debidamente desglosado (incluido el IVA) con mención de los elementos que van a ser reparados o sustituidos.
• La fecha de entrada del coche en taller y aquélla en la que se prevé su entrega.
• El plazo de validez del presupuesto.
• Fecha y firma del prestador del servicio.
Normalmente, el presupuesto de reparación no puede realizarse hasta que el vehículo no se revisa por lo que es habitual que se nos haga entrega de un resguardo de depósito en el que se hará mención de la fecha en la que se entregará este presupuesto.

En el supuesto de no aceptarse el presupuesto,deberá abonarse los gastos de la revisión del vehículo que ha permitido localizar la avería y firmar al pie del resguardo de entrega haciendo constar su renuncia a la reparación. El taller, por su parte, le devolverá el coche en el estado en el que se encontraba cuando fue depositado.

Si por el contrario, se acepta el prespuesto, el taller se ajustará a lo que figura en él sin poder realizar otros servicios que los que consten reflejados en el mismo. Si durante los trabajos surgiesen otras averías no identificadas previamente, se le deberá informar de las mismas y del coste de su reparación siendo necesaria su conformidad expresa para efectuarla.


Finalmente, en la factura que se expida deberán figurar, además de los datos del taller y del usuario, las operaciones y los gastos ocasionados, las piezas sustituidas y las horas de trabajo empleadas, indicando el importe de todos los conceptos desglosados.

El taller podrá cobrarle gastos de estancia por el depósito del vehículo cuando ya se haya elaborado el presupuesto o reparado el vehículo y Ud. no responda al presupuesto o no retire el vehículo tras la reparación.

LA GARANTÍA DE LA REPARACIÓN Todas las reparaciones realizadas en los talleres mecánicos tienen una garantía de 3 meses o 2.000 km. contados ambos desde la fecha de retirada del vehículo, salvo que se haya pactado una garantía superior.
En este periodo Ud. tendrá derecho a que el taller le solucione las averías que puedan surgir en los componentes anteriormente reparados extendiéndose esta garantía a los materiales, la mano de obra e incluso a los gastos de desplazamiento.

RECLAMACIONES Si Ud. considera que el taller ha actuado de forma fraudulenta, puede ejercer acciones legales contra el mismo a través de dos procedimientos:
• Ante las Juntas Arbitrales de Consumo: En estos casos, puede cumplimentar una de las hojas de reclamación que se encuentran a su disposición en los talleres mecánicos exponiendo su queja y remitirla por correo certificado junto con copia del presupuesto de reparación y de la factura definitiva a los Servicios de Inspección de Consumo de la Comunidad Autónoma del lugar en el que se encuentre el taller, o acudir personalmente a cualquiera de estos organismos para formular la denuncia.Para que la reclamación se tramite ante una Junta Arbitral de consumo se requiere que, previamente, ambas partes acuerden voluntariamente aceptar el pronunciamiento que emita la Junta para solucionar el conflicto; en caso contrario, Ud. deberá formular su reclamación en los tribunales ordinarios.Así, una vez recibida la solicitud, la Junta comprobará si el taller contra el que se formula la reclamación se encuentra adherido al sistema de arbitraje o admite someterse al mismo. En caso contrario, la solicitud del consumidor será archivada porque el sistema arbitral es, ante todo, voluntario. Ud. deberá entonces efectuar su reclamación ante los tribunales.En el sistema arbitral ambas partes son citadas a una audiencia, donde pueden realizar las manifestaciones que crean convenientes y contestar a las preguntas de los miembros del Colegio Arbitral en el caso de que las realicen para aclarar alguna cuestión; pueden aportarse pruebas y el proceso finaliza con el laudo (la decisión final de la junta de Arbitraje).En el caso de que las partes llegasen a un acuerdo a lo largo del procedimiento arbitral, éste será recogido también en un laudo que se denomina “conciliatorio“, y será tan obligatorio para las partes como el laudo anterior.Contra esta decisión final o laudo puede interponer Recurso de Anulación ante la Audiencia Provincial, y Recurso de Revisión, conforme a lo establecido en la legislación procesal para las sentencias judiciales firmes, para lo cual será imprescindible que recabe la asistencia de un abogado.
• Ante los tribunales ordinariosEl procedimiento judicial a interponer y sus características dependerán del importe de la reclamación por lo que se desarrollarán por los trámites del juicio verbal en los casos en los que la cuantía de la reclamación no supere la cantidad de 6.000 euros o del juicio ordinario en caso contrario.
En todo caso, resultará conveniente, cuando no imprescindible, que recabe los servicios de un abogado para entablar cualquier acción judicial